Foto: 1.bp.blogspot.com.

Foto: 1.bp.blogspot.com.

Televisión, tal vez el medio de comunicación más cínico. Todo en su interior es una mezcla de ego y empalagoso snobismo, si así puede graficarse.

Michael Robinson en Cuatro

Cada una de las cosas que puedan escribirse para apoyar esta idea, hace mucho que se encuentran en las hemerotecas y en los archivos de las páginas webs. Volver a nombrarlas, aunque sea utilizando imágenes más o menos divertidas, es perder el tiempo.

La contumacia de los principios que han llevado a largarse de ese micro Olimpo a ciertas figuras que degustaron los beneficios de la fama inmediata, variará según los ceros de la próxima oferta que reciban.

No sé si será este el caso de Michael Robinson, pero hay que admitir que después de haber salido de Cuatro “para nunca más volver”, su regreso a ese canal de televisión es, al menos, contradictorio.

El comentarista deportivo ya tiene un espacio en el telediario que conduce Iñaki Gabilondo. Ahí se explaya sobre fútbol en su ya conocido estilo, junto a Manu Carreño y Juanma Castaño, otros dos que pueden llegar a niveles insufribles.

Cabe pensar en qué cosa pudo cambiar dentro de Cuatro para que Michael Robinson se replantease su “nunca más vuelvo” (que, por cierto, me recuerda a ese “nunca más bebo” que todos hemos dicho alguna vez). Tal vez lo único que cambió fue la cantidad de euros estampada en el cheque. Nada para extrañarse.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *