Foto: Api.ning.com.

Foto: Api.ning.com.

Quentin Tarantino se ha transformado con el tiempo en un director de cine del cual se espera siempre algo refrescante, alguna película que nos devuelva la fe en los guiones de Hollywood, hace rato superados en calidad y creatividad por los de la televisión.

No sabemos la presión que esto pueda causarle (si es que eso sucede), pero sí conocemos la ansiedad que entre fanáticos del cine en general y de su obra en particular, provocan sus estrenos.

A fines de esta semana, específicamente el viernes 18 de septiembre, la cartelera de las salas españolas presentarán Infamous Bastards (Malditos bastardos, en su traducción al español).

Como ya se sabe, la película cuenta la historia de un grupo de soldados judíos al mando del personaje interpretado por Brad Pitt, que deciden ponerse a matar nazis. Ojo por ojo.

Después de las irregulares críticas obtenidas tras su proyección en el Festival de Cannes y de un segundo montaje, Tarantino estrena su sexta película.

Para muchos, después del fiasco que significó Death Proof por obvia y constituir un resumidero de los tópicos fílmicos del responsable de Resairvoirs Dogs, Infamous Bastards es la oportunidad de reencontrase con lo mejor de su obra… si es que está al nivel.

1 Comment

  1. Teté

    ¿Un reencuentro con lo mejor de su obra? jajaja
    Decepción es la palabra que mejor resume la última de Tarantino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *