Una de las pocas cosas ciertas en este momento en España, es el profundo desprecio que siente el 99, 99% de los ciudadanos hacia la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE).

La percepción general los tilda de ladrones, de lacayos del PSOE, de sinvergüenzas que piden con la izquierda pero toman con la derecha y, dado el último suceso que la involucra, es evidente que su directiva no hace mucho por evitar este sentir.

SGAE, demasiada avaricia

A estas alturas todos conocemos lo relativo al concierto benéfico que David Bisbal realizó para el menor Juanma López Fenoy y la actitud de la SGAE. Partamos por darle algo de crédito a la organización; ellos se justifican en el cumplimiento de la ley, en que no se permite la concesión de licencias gratuitas. Sin embargo, ese no es el problema de fondo.

Lo que estas personas no entienden es que, en el caso específico del que hablo, existe algo más que la legalidad: sentido común. Presentarse tras un concierto benéfico y pedir un porcentaje del dinero destinado a salvar la vida a un menor, por muy legal que sea, no es ético, ni justo, ni bonito, ni justificable.

La SGAE no es una entidad que trabaje en el desamparo. Más bien actúa como una policía secreta al estilo de cualquier dictadura, infiltrándose en celebraciones privadas, escondiéndose como insectos, buscando cualquier cosa que huela a descarga ilegal, a reproducción gratuita.

Amparados por sus compinches del Gobierno, utilizan el canon digital para cobrarnos derechos de autor sobre el precio que pagamos por CD’s, equipos de música, fotocopiadoras, reproductores de vídeo y cuanta cosa les parezca útil para piratear. Pero nos impiden ejercer la facultad por la que les entregamos nuestro dinero.

Si la SGAE valora en algo su imagen pública tiene que cambiar su estrategia. Que contraten a algún asesor comunicacional y que salven el poco prestigio que poseen. Tienen bastante dinero para hacerlo. Si el próximo Gobierno no lo encabeza el PSOE, las tendrán duras.

4 Comments

  1. Teresa

    La verdad es que la SGAE debería contratar con urgencia un asesor/a de comunicación. Si hace unas horas estaba pidiendo el 10% de la recaudación del concierto, ahora asegura que donará 5629 euros a la familia del niño afectado.
    No pueden ser más oportunistas, ni hacer más el ridículo.

  2. Pingback: El Parlamento de Francia aprueba la Ley Hadopi | Canal Tecnológico

  3. Pingback: La película El Cosmonauta se presenta en el Festival de Valencia - POR EL OCIO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *