Lo que más impresiona de la aventura en televisión que Paquirrín acaba de iniciar en Sé lo que hicisteis, es el desenfado con que se está tomando su propia imagen pública.

Después de años de servir de comidillo para la prensa rosa, que le ha sacado cuanto trapo oliera a sucio, novia tras novia, al parecer se ha cansado de pasar por la vida como un mantenido y se ha decidido a hacer algo.

Pero no ha optado por mover los contactos que de seguro posee Isabel Pantoja; no se ha puesto un traje ni ha salido por ahí dándoselas de ejecutivo con algún título universitario falso en el maletín. No, señor. Él apunta alto.

Paquirrín y los monólogos

Paquirrín se ha puesto en contacto con Sé lo que hicisteis, el popular programa de La Sexta, irrisorio azote de la prensa del corazón, para realizar una especie de “reality perverso”, un ejercicio de honestidad en el que lo prepararán para realizar monólogos.

Bajo la tutela de Ángel Martin y Dani Mateo, cómicos de peso y prestigio, Paquirrín intentará aprender los vericuetos de su próximo primer trabajo. Frente a esto cabe sólo una reflexión: no es coincidencia que el hijo de la Pantoja eligiese el humor.

Su historia como protagonista de la farándula, su figura regordeta, su rostro pánfilo y sus anécdotas profusamente reseñadas en revistas y programas de viernes en la noche, no dan para otra cosa.

Todo lo que ha rodeado a Paquirrín es humorístico, desde sus noviazgos hasta sus experiencias como DJ. Sin embargo, el verdadero sin sentido es el acoso de la prensa del corazón. El que este tipo de periodismo le otorgue notoriedad a alguien sin mérito alguno, al menos en lo público, sí que da risa. Y él lo sabe.

Este intento de brillar con luz propia utilizando sus continuos desaciertos, aceptando y riéndose de las bromas que las figuras de Sé lo que hicisteis le hacen en su propia cara, tiene mérito. Hay muchos por ahí que no viven de mamá, pero sí de la miseria ajena, que es peor.

1 Comment

  1. Pingback: Desmontando a Paquirrín: triunfo de La Sexta | POR EL OCIO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *