rick wright ha muerto

rick wright ha muerto

La noticia de la muerte de Richard Wright, teclista y uno de los artífices de las composiciones más señeras de Pink Floyd, ha sido reseñada por todos los medios del planeta. Siendo honestos, en términos biográficos es poca la información que a estas alturas puede ser un aporte. Yo dejaré ese elemento de lado.

Creo que sería más adecuado unirme a la horda de fans de la banda que durante décadas centraron los méritos creativos en Roger Waters y David Gilmour (hundiéndose en una de esas absurdas discusiones que dan el tinte novelesco a las carreras de las superbandas), y poner las cosas en su punto con respecto a Richard Wright y su aporte dentro de Floyd.

Rick Wright, la base tras las cuerdas

Más allá de los créditos, Pink Floyd se caracterizó por la construcción de texturas profundas cuya elaboración dependió en gran medida de la superposición de acordes en teclados, entre otros elementos. Su música estuvo exenta de los exagerados virtuosismos en que cayeron otras bandas de la época.

Lo suyo fue hacer flotar las líneas melódicas principales sobre un colchón atmosférico sólido, elegante y a veces dramático. Mientras Gilmour, Waters y en menor medida Nick Mason hicieron el papel principal, Rick Wright, el silente, se ocupaba de sostener las canciones, de darles un soporte fiable y misterioso que contribuyó a definir la personalidad de la banda.

Al comenzar los años en que Roger Waters tomó el control total de la banda, la influencia de Wright se diluyó, las canciones cambiaron, se hicieron más secas y la producción de los temas optó por la rudeza. Animals, el clásico disco de 1977 comenzó con esta tendencia.

The Wall marcó su despedida y el inicio de una travesía por el desierto en que los miembros de la banda definirían sus relaciones laborales y personales. Como siempre Richard Wright fue el menos estridente; su regreso a la banda sin Roger dentro lo puso otra vez en una posición creativa. Y estuvo a la altura.

Discutir sobre qué tan buenos son Momentary Lapse of Reason y The Division Bell, los dos últimos discos en estudio de Pink Floyd, no es relevante. Lo que nos importa, al menos en esta ocasión, es reparar en que dichas producciones (en especial la última) conforman un regreso a la sonoridad clásica, a la de Wish you were here y Dark side of the moon, y eso fue gracias a la presencia de Wright en la composición.

Al morir él una parte anónima de Floyd también lo ha hecho.

2 Comments

  1. Alejandro Gonzalez

    Un grande se nos va. Por razones que todo el mundo desconocia. Un hombre que supo imprimir como nadie melancolia a las composiciones de Pink Floyd.
    Siempre mi cancion favorita fue “The Great gig in the sky”, un tema que evoca pasajes gospel, muy en la linea de Wright, un hombre que poseia un alma negra, un corazon grande que se proyecto a nuestras vidas a traves de la musica que emanaba de sus manos.

    Salud por Rick!

  2. Pingback: David Bowie regresa a los estudios | POR EL OCIO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *