Aunque no lo quiera, aunque la información no tenga que ver con la música, el protagonista de esta triste historia es una de las figuras fundamentales en el desarrollo del pop: Phil Spector. El hombre que inventó el “muro de sonido”, el productor de álbumes irrepetibles, pasa sus horas más aciagas.

Spector ha visto cómo un tribunal de Los Ángeles lo ha declarado culpable por el asesinato de Lana Clarkson, una actriz clase B que fue hallada muerta en la casa del productor en 2003. Ahora, tras dos años desde el primer juicio que terminó sin una decisión clara, la perspectiva para este mito de la música es pasar lo que le resta de vida en la cárcel.

Phil Spector y Lana Clarkson

Los hechos son confusos. Phil Spector conoció a Clarkson la misma noche del crimen, en un bar donde esta aspirante a buena actriz servía copas. La bella camarera llamó de inmediato su atención, como hacía con casi todos, sólo que ahora el interesado era una leyenda de la música popular con uno de los bolsillos más repletos de la industria.

Jamás desde que el negocio del rock and roll existe, le ha sido difícil a cualquiera que esté ligado a la música lograr que una mujer acepte ir a su casa sin apenas conocerlo. Y eso fue lo que sucedió: el elegante coche conducido por un chofer impecable, Phil Spector y Lana Clarkson hablando y riendo en los cómodos asientos traseros (un confortable viaje, de película) la puerta de la mansión a un paso y el final imprevisto. La tragedia.

Un tiro en la boca de Clarkson abrió un capítulo maldito en la vida de del productor de Let it be. Según Spector la mujer cometió suicidio; lo dijo en el tribunal pasando por alto la contradicción que significaba negar lo declarado a la policía la misma noche de los hechos.

En el expediente policial consta la frase “No quería dispararle. Fue un accidente. Tengo una explicación”. Phil Spector, de 69 años, tal vez muera encarcelado.

1 Comment

  1. Fernanda

    ASí es la vida, hasta los ricos y famosos deben pagar sus culpas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *