Ángeles González-Sinde es la nueva ministra de Cultura. Ella, filóloga, guionista y directora de cine, es la que desde ayer lleva las riendas de estas políticas en España.

Los medios afines al gobierno han ensalzado su “constante lucha por los derechos de los artistas españoles”, mencionando de paso su oposición a las descargas P2P, evitando en lo posible realizar juicios de valor al respecto.

El canon digital y el lucro

Sus compinches de la SGAE, esa montonera de groupies del PSOE, ya se está encargando de las adulaciones. Nada mejor que una ministra de Cultura que promete las penas del infierno para cualquiera que ose intentar bajar desde la Red una canción, una película o cualquier otra cosa que huela a piratería.

Se supone que los de la SGAE son individuos de principios, incapaces de contratar a detectives privados para que metan su nariz en bodas, grabarlas como si esto fuese Alemania Oriental, y denunciar a cualquiera que haga una fiesta de matrimonio sin pagar los mentados derechos de autor. Pero no lo son.

Sería bueno que Ángeles González-Sinde, la flamante ministra de Cultura, se pronunciara al respecto. Me gustaría saber qué piensa de personas que se inmiscuyen en la vida privada de la gente para salvaguardar la integridad de sus bolsillos, considerando que también se atribuyen la potestad de cobrar en nombre de artistas que no son españoles.

También desearía que la señora González-Sinde me explicara por qué, si la ley de Canon Digital me obliga a pagar un impuesto a modo de derechos de autor en la compra de CDs, reproductores y cualquier otro equipo sospechoso de colaborar en piratería, se me sanciona si utilizo Internet para conseguir música, por ejemplo.

No se trata de consentir delitos, pero el asunto no va por presuponer intenciones. Lo que ahora sucede es que se fuerza a pagar a la gente “por si acaso”. Y si ese impuesto fue proclamado en su tiempo como un cobro por derechos de autor, menos se puede castigar las personas que ejercen la facultad por la que se vieron obligadas a desembolsar dinero .

Sobre todo esto me gustaría que Ángeles González-Sinde, ministra de Cultura, levantara su combativa y proba voz. A ver qué dice.

3 Comments

  1. Pingback: Ángeles González-Sinde, defensora (del negocio) de la Cultura (I) | Canal Tecnológico

  2. Pingback: Ángeles González-Sinde, defensora (del negocio) de la Cultura (y II) | Canal Tecnológico

  3. Pingback: pligg.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *