Foto: xtandard.

Foto: xtandard.

Aún no están claras las razones de la muerte de Michael Jackson; las circunstancias morbosas del fallecimiento de una de las piedras fundamentales de la música pop son de poca importancia en el contexto en que este hecho ha sucedido.

Michael Jackson

Las necrológicas que a esta hora atiborran las crónicas periodísticas, buscando los detalles de una muerte patética, situadas en la antípoda del legado artístico de discos como Off The Wall y Thriller, no aportan nada que la opinión pública no sepa o perciba.

Muchos dirán que es la hora de recordar la calidad de una trayectoria extraordinaria, tanto por su longevidad como por lo temprano y castrador de su comienzo. Y es la verdad. Pero tras esta vida llena de reconocimientos existe un fondo obscuro, construido sobre la locura y la ceguera que en su caso, se transformó en un doloroso epílogo.

Michael Jackson adquirió la categoría de estrella del pop a una edad en que nadie está preparado para serlo; fue explotado por un padre que vio en sus hijos un pozo de generar dinero y supo exprimirlos sin reparar en el daño que causaba en la cabeza del menor de ellos, rostro y estrella de la banda familiar.

Tras The Jackson Five y después de situarse en la cúspide de su carrera con Thriller y Bad, dos discos dotados de una calidad superior, el “rey del pop” se sumergió en las consecuencias de sus circunstancias: paranoia, megalomanía, malos trabajos y sospechosos afectos por menores de edad, lo hundieron hasta volverlo una caricatura de sí mismo.

Se encerró en su propia fantasía infantil; se cambió el color de piel, dilapidó su dinero y terminó viviendo en Bahrein, escapando de una realidad que nunca fue capaz de afrontar, apostando por revivir una carrera que en lo artístico hace rato estaba muerta.

El legado de Michael Jackson a la música es incalculable e incuestionable. Pero lo cierto es que si sus defectos, si su lado oscuro fuese el de cualquier otra persona, nadie escribiría sobre él. Nadie lo defendería.
Ahora viene la segunda parte, la carnicería que se abrirá por el manejo de su catálogo y, más importante aún, por lo derechos de las canciones de The Beatles, que estaban en su poder.

3 Comments

  1. Pingback: El mundo llora a Michael Jackson | Corazón Enredado

  2. HENRY FLORES

    hola, me gustó tu nota. quiero saber si puedo publicarlo en una minirevista gratuita en pdf que edito y reparto via email en Lima Perú.
    espero tu rpta
    saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *