Caixafòrum presenta hasta el 26 de diciembre una retrospectiva de Joaquim Mir, una de las cumbres de la pintura catalana.

La muestra

El público tendrá la ocasión de apreciar 12 obras nunca antes vistas en Barcelona, junto con 46 pinturas. Juntas conforman una de las antologías de Mir más completas nunca antes presentadas.

Trabajos como El vendedor de taronges, L’hort de l’ermita y L’abim, muestran en todo su esplendor la increíble capacidad del pintor catalán para captar la esencia de una época que terminó por consumirlo.

La exposición puede gustar o molestar, en especial a los puristas de la pintura, en especial si se toma en cuenta que a los vivos no les gusta ver lo malo que hicieron los muertos.

Pero una muestra de un artista de la talla de Joaquim Mir, no serviría de nada si no se exhibiese el lado oscuro, el que evitan los estudiosos y académicos de las artes. Un gran hombre está hecho de sus errores, también.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *