Gerard Damiano ha muerto

Gerard Damiano ha muerto

Gerard Damiano ha muerto y al hacerlo ha pasado a engrosar el libro de leyendas del cine. Sí, todos lo sabemos, Garganta profunda (Deep throat) la obra por la que se ha ganado ese puesto es un clásico del porno. Pero, qué más da.

Independiente del hecho de filmar sexo explícito sostenido, en el caso del mencionado hito del triple x, sobre la extrañísima idea de una mujer incapaz de llegar al orgasmo por una vía que no fuese la oral (su clítoris estaba en su garganta), su aporte corre al menos bajo dos parámetros.

Damiano, el director

El primero, y por cierto, el más obvio, es el que nos habla del terremoto sociológico que motivó su estreno en los Estados Unidos, un festín del cual los medios sacaron una suculenta tajada.

Cuando las salas de cine se abarrotaron, fue innegable que la sociedad estadounidense de la época necesitaba otras cosas aparte de Love Story o The Carpenters. Gente como Jackie Onassis pagaron su entrada sin esconderse, todo bajo la ira de la extrema derecha religiosa que, como siempre, auguraba la hecatombe valórica del país.

Por otro lado se encuentra el aspecto que más entusiasmó a Gerard Damiano: crear un género que mezclara el cine porno y el convencional, evitar que todo se tratase de una sucesión de coitos sin más justificación que la eyaculación en pantalla, dar con guiones que tuviesen la suficiente fuerza como para entusiasmar a los grandes estudios.

Pero esto no ocurrió. A la persecución del FBI y sus problemas con los que pusieron la pasta para Garganta profunda (la mafia, nada menos), se unió la posterior llegada del vídeo y otras cosas más. El peso de los hechos lo hizo ver que la realidad se dirigía a un sitio distinto al que deseaba y esto lo frustró.

Damiano se consideró a si mismo un director de cine como cualquier otro, por encima de las calificaciones de las que no pudo escapar. Sólo él supo hasta qué medida se sintió satisfecho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *