Foto: wrgw.files

Foto: wrgw.files

Atreverse a reinterpretar una obra de arte, sea en música, cine u otra disciplina,  consolidada en la memoria del público, es un desafío que a muy pocos les interesa tomar. El intento puede acarrear más pérdidas que beneficios, no sólo en términos económicos.

En el cine, Gus Van Sant se atrevió con Psicosis, la archiconocida película de Alfred Hitchcock y lo que obtuvo fue el menosprecio de la crítica y de los fanáticos de la obra el director inglés. En la música popular estos intentos son casi inexistentes, aunque siempre queda espacio para algún valiente.

Esta poco acertada introducción pretende dar el pie para referirnos a una de las noticias musicales de la semana: The Flaming Lips, la consolidada banda de Oklahoma, ha anunciado su intención de reinterpretar uno de los discos más influyentes que se hayan hecho en la historia del rock, The Dark Side of the Moon.

La noticia ha aparecido a sólo una semana del lanzamiento de Embryonic, su décimo álbum, y ha sido el mismo Wayne Coyne quién ha revelado el plan.

Según el vocalista de The Flaming Limps, lo que la banda pretende es dar una nueva concepción al disco (por cierto, obra de Pink Floyd, para los que no tengan idea de lo que hablo). Intentarán re concebirlo, quitando partes del original y agregando algunas secuencias propias.

Esta nueva versión de The Dark Side of the Moon contaría con la participación de Henry Rollins, Peaches y la banda Stardeath and White Dwarfs.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *