Para hablar sobre Julio González tendría que remitirme a cada uno de los tópicos que se utilizan al referirnos a los genios muertos: artista fundamental, obra cúlmine, espíritu renovador, trabajo innovador, en fin, todas y cada una de las frases que quedan tan bien en las crónicas de los periódicos de renombre.

Julio González, la exposición

Pero para qué ahondar en estas calificaciones. El sentido del ridículo, en este caso, sobrepasa al afán por demostrar inteligencia. Julio González fue un coloso dentro de la escultura catalana del Siglo XX y aún hoy su trabajo mantiene un peculiar y profundo sentido.

Estas y otras razones han impulsado a la dirección del Museo Reina Sofía a dedicarle una restrospectiva que aborda casi toda su carrera, desde sus inicios en el cubismo en los tiempos en que ser amigo de Picasso era un certificado de calidad, hasta sus ulteriores diseños para joyería.

Se trata de más de 200 obras que no sólo incluyen esculturas. Pinturas, estudios, diseños y todo el abanico que posibilitará al espectador entender la visión creativa de Julio González, se econtrarán a la vista de quienes visiten el edificio del Museo Reina Sofía.

La exposición comenzará e 11 de marzo y se extenderá hasta el 1 de junio de 2009

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *