La actuación que David Byrne realizó anoche en el Teatro Lope de Vega, en Madrid, será recordada como una de las más vibrantes de las que han pasado por la capital de España en lo que va del año.

David Byrne y el concierto en Madrid

Vestido de blanco impecable al igual que su banda, el ex Talking Heads presentó algunas de las canciones compuestas en colaboración con Brian Eno para Everything that happens will happen today, último disco del músico. Y lo que se vio estuvo por sobre las expectativas.

No me referiré a los prejuicios que pueden sostenerse contra un compositor como David Byrne. O mejor sí. Que se ha vuelto elitista, que es demasiado sofisticado, que suena a añejo, que exaspera, que aburre, en fin, todas estas críticas y otras tantas más fueron aniquiladas anoche.

Así de simple. Una puesta en escena sobria hasta el extremo dejó el espacio suficiente para que él junto a sus cuatro músicos, tres bailarines y tres coristas desplegaran un concierto potente, desprovisto de florituras o delicadezas étnicas.

El ánimo era de fiesta a pesar de lo desconocido y nuevo del repertorio interpretado en la primera parte del show. Y nada cambió, porque tras la primera hora el compositor rindió tributo a su pasado en Talking Heads como no lo había hecho hace muchos años.

Sin mostrar mella alguna en su registro vocal, David Byrne se entregó con la vitalidad de un adolescente a un público incondicional y ansioso que terminó bailando sobre las butacas tras su frenética interpretación de Once in a Lifetime.

Luego vino Life During Wartime, Burning Down The House y Take me to the River, entre otras que, valga el tópico, literalmente hicieron delirar a un público que a esas alturas había perdido cualquier tipo de vergüenza.

David Byrne despejó de forma irrebatible casi todos los mitos que existen en torno a la jubilación; la creatividad, la capacidad para sonar atemporal, al menos en este tipo de cosas, no es algo que tenga que ver con cuántos años se tiene.

1 Comment

  1. felipe saleh

    Parece que el cronista dusfrutó también el concierto, pues esta es la mejor reseña en lo que va corrido del sitio: sin florituras ni disquisiones exlusivas para melómanos entrenados. Por primera vez no se lo toma tan en serio.
    en horabuena! saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *