Todo un arte para algunos; insufrible y extenuante género, para otros. Los musicales son una manera indudablemente exitosa de hacer teatro. Nadie lo duda y discutir sobre ese hecho no conduce a sitio alguno.

Cansadoras, ridículas o incomprensibles, da lo mismo. Las obras musicales, desde el punto de vista creativo, son interesantes para muchos y un apetitoso pastel económico para casi todos.

Spiderman: el musical

Así que no sorprende que sean nada menos que Bono y The Edge, los defensores de cuanta especie en extinción queda en el planeta, los que estén embarcados en un proyecto de esta categoría.

A parte de estar dando los últimos toques a No line in the Horizon, el próximo disco de U2, ambos músicos se entretienen creando canciones para un musical inspirado en Spiderman.

The Edge ya ha dicho en la revista Q que tienen varias piezas creadas para Spiderman: The Musical, nombre del montaje que espera ver su estreno a fines de 2009, todas inspiradas en la sonoridad de la década del ’50.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *